La osmosis natural y la ósmosis inversa

La ósmosis natural o directa es la más común en la naturaleza, dado que las membranas semipermeables forman parte de la gran mayoría de organismos (por ejemplo raíces de plantas, órganos de nuestro propio cuerpo, membranas celulares, etc…).
Cuando dos disoluciones de distinta concentración de sales se encuentran separadas por una membrana semipermeable, de forma natural, se produce un flujo de agua desde la disolución de menor concentración hacia la de mayor concentración. Este flujo continúa hasta que las concentraciones de ambos lados se igualan.

Ósmosis inversa

Cuando se trata de invertir este proceso y conseguir un flujo de agua de menor concentración de sales a partir de uno de mayor concentración, se deberá realizar una presión suficiente, del agua de mayor concentración sobre la membrana, para vencer la tendencia y flujo natural del sistema. A este proceso es lo que llamamos, ósmosis inversa.
En la actualidad, la ósmosis inversa es el mejor método para producir agua pura mediante un sistema físico (sin utilización de productos químicos).
Tal como se ha explicado, su principio de funcionamiento se basa en el mismo que sigue nuestro propio organismo, en donde el agua es distribuída por ósmosis natural.

La ósmosis inversa es el mejor método para producir agua pura mediante un sistema físico (sin utilización de productos químicos). En el siguiente enlace puede ver una amplia gama de equipos de ósmosis inversa.